Como sujetar a un conejo correctamente

El conejo es un animal muy delicado , nervioso y frágil. Los conejos por naturaleza son asustadizos y desconfiados frente a ocasiones que no conocen , por esa razón debemos tomar algunos cuidados antes de ponernos a jugar con el.

En poco tiempo y siguiendo unos cuantos consejos vamos a tener una mascota cariñosa, dócil y juguetona que nos derretirá el corazón.

 

Cómo ganarnos la confianza de un conejo?

Lo más esencial en el momento en que llega nuestro pequeño a casa, es dejar que él se acerque, que tome seguridad por si acaso mismo,podemos asistirnos ofreciéndole de nuestra mano un trozo de manzana o una ramita de perejil.

Una vez haya comido de nuestra mano, tenemos la posibilidad de intentar acariciarle la frente, entre las orejas, esta es una de sus caricias preferidas. Posiblemente la primera oportunidad salga corriendo. No insistiremos bastante hasta pasado un rato, no es bueno presionarlo. Al cabo de unos minutos intentaremos tentarle otra vez y probar de acariciar otra vez , tras pocos intentos se dejará acariciar. El tiempo va a depender del carácter de nuestro conejillo.

No olvidemos que, del mismo modo que los humanos, los animales además tienen su carácter. Tal es así que los habrá más confiados y cariñosos o bien independientes y solitarios, solo el tiempo nos va a dar la respuesta. Más no perdáis la esperanza , vais a ver como merecerá la pena el ahínco.

¿No se deja acariciar y coger?

A los conejos no les agrada bastante que les cojan, sobretodo si no se sienten confiados, y hay caricias que no les gustan bastante , como entre otras cosas las patas, la barriguita… para ganarnos a nuestro conejo existen algunas zonas que debemos evadir al principio : las patas, la barriga y la cola o trasero.

Si le tocamos las patas es muy posible que se ponga en alerta y también salga disparado, lo mismo va a suceder si le tocamos la barriga o bien el culete, seguramente dé un salto y desaparezca en el horizonte.

Tras unos pocos días será el que venga a procurarte buscando caricias.

Los conejos, lejísimos de lo que opinan varias personas , son animales sociables con los humanos y con otras mascotas, y les gusta mucho que les acaricien y achuchen. Si te sabes ganar a tu conejillo se va a hacer inseparable.

En este vídeo podréis ver como su dueño acaricia a su conejito , en relación éste deja de llevarlo a cabo se enoja y le busca. Si nuestro amiguito quiere caricias creedme que no parará hasta conseguirlo , pueden ser realmente persuasivos…

¿Cómo debemos sujetar a un conejo?

A los humanos nos encanta coger a nuestras mascotas y abrazarlas. Y los conejos son muy agradables, suaves y rechonchos por lo que tenerlos en brazos y acariciarlos es muy reconfortante, pero hay que saber llevarlo a cabo si no queremos hacerle daño.

Los conejos tienen un esqueleto muy frágil en comparación con la fuerza de sus extremidades, más que nada las traseras. De otra manera no podrían hacer esos saltos y acrobacias en el aire.

Son muchos los casos de lesiones medulares, luxaciones y parálisis en conejos gracias a una mala práctica al cogerlos o porque se han asustado o bien caído de cierta altura.

Lamentablemente en escasos casos tiene solución, dejando por consiguiente al conejillo inválido, sin aptitud para controlar sus deposiciones y llevar una vida sana.

Por esto es de máxima importancia que conozcamos cómo levantar a un conejo correctamente. La forma idónea es sosteniendo tanto las extremidades delanteras como traseras.

Con una mano le cogeremos por debajo de sus patas delanteras y las sujetaremos con los dedos, con la otra mano sujetaremos su trasero apoyando todo el peso en nuestro brazo. Con firmeza pero sin apretar bastante , debe ver que ninguna parte de su cuerpo queda suspendida, en caso contrario no se sentirá seguro e procurará escapar.

 

 Los conejos tienen mucha aptitud de torsión e intentará soltarse si no se siente seguro, pateando y retorciéndose sobre sí mismo. Un movimiento brusco podría ser fatal .¡Jamás hay que cogerle por las orejas! son muy frágiles , con muchos capilares y podríamos hacerle mucho daño.